miércoles, 21 de noviembre de 2012

Esto en los apuntes no venía

Tras varios años de carrera se empiezan a acumular los apuntes y los conocimientos. Pero el espacio del que dispongo es limitado, por lo que me veo obligada a realizar una limpieza. ¿De qué puedo prescindir?

El saber no ocupa lugar, pero sí tiempo. Y mucho. Y estos años me han hecho plantearme, como a muchos otros de mis compañeros, si estoy adquiriendo los conocimientos que realmente necesito para ejercer mi profesión o si las universidades se han convertido en un mero trámite para acceder con cierta garantía al mercado laboral (algo que en estos años ha quedado en entredicho) a cambio de unas desorbitadas matrículas (no me tiréis de la lengua, que me enciendo) y es la empresa la que te prepara para un futuro que ya se habrá hecho presente.

Pongo siempre como ejemplo curioso el caso de los conocimientos sobre epidemiología. En la asignatura con su mismo nombre, bailan estimaciones e índices en la calculadora. Ahora bien, ¿es eso lo único que necesito saber sobre epidemiología, unas cuantas fórmulas?
Entre los distintos ámbitos donde podemos desarrollar nuestro trabajo los veterinarios, se encuentra el de sanidad e higiene públicas. El veterinario se encarga de la supervisión del filete que te has comido este mediodía; pero no se limita a la vigilancia de la carne (por poner un ejemplo) cuando ya ha sido fileteado el animal, sino desde que el ternerito nace hasta que es llevado al matadero. Podría darse el caso de que ocurriera un aumento de la incidencia de una enfermedad en la granja donde se está criando al ternero. Pero, si ves que no es sólo tu granja la afectada, si no que también lo están siendo las de tus vecinos, y las de 3 pueblos más allá también, ¿qué hay que hacer?, ¿a quién avisamos? El filete ya te lo has comido, ¿y si es transmisible a humanos?
Ciertamente, en los años que llevo de carrera aún no me han enseñado el protocolo de actuación en caso de detección de una epidemia o de un brote. ¿No debería ser eso una de las labores básicas que debería aprender un veterinario?

Espero que en los años que aún me quedan aquí dentro se solventen esta duda y muchas otras, pues ésta no ha sido más que un ejemplo.

martes, 20 de noviembre de 2012

Lavarse las manos es de héroes

El post de hoy es para hablaros de un hombre que, aunque bien merece ser reconocido como un héroe, es un desconocido. Se trata del médico y profesor húngaro Semmelweis.


Semmelweis desarrolló su labor más importante en el Hospicio General de Viena. Observó que en el área de maternidad del hospital había un alto índice de mortalidad entre las parturientas debido a la fiebre puerperal, mientras que entre parturientas alojadas en otras alas del edificio esta tasa no era tan alta. Tirando del hilo llegó a la conclusión de que la elevada mortalidad entre las alojadas en el ala de maternidad era debido a que eran atendidas por estudiantes de Medicina que acababan de tener sesiones de medicina forense con cadáveres, mientras que las que daban a luz en otras zonas eran atendidas por matronas. Este hecho le hizo desarrollar su revolucionaria hipótesis, en la que suponía que había una serie de agentes infecciosos (materia putrefacta como él denominó) que podían ser transmitidos desde los cadáveres hasta las madres por medio de vectores.
Tras este descubrimiento decretó la orden de que todo aquel que fuera a atender a una madre, debía lavarse en primer lugar las manos.
No obstante, su teoría no tuvo éxito, hasta el punto que se le llegó a tildar de loco y fue expulsado del hospital.

Después de pasar miserias debidas a su fracaso, fue admitido en la Maternidad de San Roque de Budapest y nombrado profesor de Maternidad de la Universidad de Pest.
Sin embargo, allí se encontró con un fuerte rechazo hacia su teoría, lo que le llevó a redactar la siguiente carta a los ginecólogos:
"Me habría gustado mucho que mi descubrimiento fuese de orden físico, porque se explique la luz como se explique no por eso deja de alumbrar, en nada depende de los físicos. Mi descubrimiento, ¡ay!, depende de los tocólogos. Y con esto ya está todo dicho... ¡Asesinos! Llamo yo a todos los que se oponen a las normas que he prescrito para evitar la fiebre puerperal. Contra ellos, me levanto como resuelto adversario, tal como debe uno alzarse contra los partidarios de un crimen! Para mí, no hay otra forma de tratarles que como asesinos. ¡Y todos los que tengan el corazón en su sitio pensarán como yo! No es necesario cerrar las salas de maternidad para que cesen los desastres que deploramos, sino que conviene echar a los tocólogos, ya que son ellos los que se comportan como auténticas epidemias..."
Termina muriendo años después de septicemia al cortarse él mismo con un bisturí infectado para demostrar su teoría a sus alumnos.

Actualmente es recordado en el Hospicio General de Viena con una pequeña figura sobre un pedestal, bajo el cual una placa reza "el salvador de las madres".

Anatomía ficción

Se dice que todo lo creado por nuestra imaginación siempre está inspirado en algo conocido. No podemos crear algo de la nada. Y el cine no es más que otro ejemplo.

¿Os acordáis de "Alien, el octavo pasajero"? Si no, os refresco la memoria:



Este bicho agradable a la vista y de buenos modales (nótese la ironía), destaca, entre otras cosas, por su cabeza de zeppelin. El diseño de la cabeza de este ser del espacio exterior viene del planeta Tierra. Concretamente de la comadreja.



¿Y qué tiene que ver el tocino con la velocidad? El cráneo de este animal es bastante alargado con respecto a las proporciones del esqueleto facial. Esto implica un mayor espacio para alojar al encéfalo, lo que se traduce en una sorprendente inteligencia, característica que comparte con nuestro actor extraterrestre.



Además, la comadreja es un animal que destaca por su agresividad. Tal vez sea una forma de compensar su pequeño tamaño, pues tiene que lidiar con depredadores y presas mucho más grandes que ella. Sea como sea, es otro rasgo que comparte con su primo de Hollywood.


Comparta genes con seres de planetas de más allá del cine o no, con esa carita de no haber roto un plato nunca, la comadreja siempre me resultará adorable.